ABRIR PUERTAS FRENTE A LOS CAMBIOS

"Cuando una puerta se cierra, otra se abre".


Es una expresión popular frente a la adversidad.


Abrir puertas, abrir nuestra mirada a nuevas maneras de ver las cosas, a nuevos escenarios, explorar otras posibilidades, buscar oportunidades...

constituye hoy un reto para todos.

Porque instalarse en la queja, en la seguridad,

o en en el status quo, puede no ser eficaz.


Cada puerta abre un camino, nuevas experiencias,

un cambio de rumbo e incluso un bienestar futuro.


Y seguramente implique un cambio en nuestros hábitos, en nuestra manera de enfocar las cosas, y poner en juego buenas dosis de creatividad e iniciativa.



"Es que no sé qué me espera detrás de este camino...",

me decía hace pocos días un colega.


Como los trapecistas, cambiar implica soltar el trapecio, y quedar por un momento suspendido en el aire hasta poder agarrarte al siguiente trapecio.


El cambio es constante,

y en el largo plazo siempre nos ha llevado a un mundo mejor.

Con los cambios, perdemos unas cosas y ganamos otras.

Tienen su precio y sus premios.

Colón deseaba explorar nuevas rutas de navegación hacia China y la India,

y en el camino, descubrió América...


En cualquier caso, las motivaciones tienen que ser mayores que los temores.

Es cuestión de enfocarnos en el objetivo deseado, estar muy preparado,

contar con el apoyo de los demás, y confiar en nuestras mejores habilidades.


Las cosas están cambiando… ¿qué puertas pensamos abrir?